Páginas

0

Tres metros sobre el cielo



            Tres metros sobre el cielo, relata las desventuras del primer amor, la fuerza de la amistad, las eternas tardes en plena calle. Se centra en dos de los jóvenes: Step, un joven descarado, poco responsable, alocado, que esconde algún que otro secreto familiar y que a perdido el rumbo de su vida anclado entre carreras de motos y ligues fáciles de una noche. Por otro lado está Babi, proviene de una familia acomodada, es buena estudiante, se preocupa por la dieta, la moda, habla mucho por teléfono e intenta mantener las cosas bajo control. Esto último, obviamente, será aquello que primero eche en falta en cuanto conozca a Step, el joven que desbaratará un tanto su perfecta vida.  

            Es una novela sencilla, fresca, simple, pero tremendamente envolvente y, desde luego, engancha. Imposible parar hasta que no llegas a la última página. Todo un reto leerla poco a poco; te dan ganas de devorarla de golpe.

–Lo que más me ha gustado: El personaje de Step está bien caracterizado desde el principio hasta el fin de la novela. Uno de los capítulos, el nueve, es increíblemente divertido y desvergonzado; sonrisas aseguradas por doquier. El entorno donde se desarrolla la obra también es importante; los escenarios son realmente admirables. Los personajes recorren Italia, degustando deliciosas pizzas o pastas diversas. Señalaría también que se nota mucho que el autor de la novela conoce bien cómo se debe llevar una moto y sabe describir a la perfección todo lo relacionado con ellas. Destacaría, por último punto, la forma de narrar: frases cortas donde apenas si se hace uso de comas, casi todo puntos como signo de separación. Esto le da un toque diferente muy personal y curioso.

–Lo que menos me ha gustado: El personaje de Babi, creo que da un giro inesperado demasiadas veces a lo largo de la novela. El último no me pareció nada creíble. No llegué a comprender bien las reacciones del final; todo ocurrió demasiado rápido, apresurado y yo me quedé anclada unas hojas atrás, no entendiendo ese giro brusco de la novela. Aún así, Babi termina por ser un personaje como menos adorable, pero, insisto, el autor retuerce su personalidad de un modo irreal. Por otra parte, en difícil cogerse al ritmo de la novela al principio: demasiados nombres que después pierden protagonismo conforme avanza la trama. Los cambios, los giros temporales de la historia pueden confundir un tanto al lector; especialmente al final. Como digo, es lo que menos me gustó: quedó raro, me pareció todo embrollado, maniatado de una forma extraña; como si no se supiese demasiado bien qué hacer; sin contar con los continuos cambios de tiempo (retornos continuos al pasado de los personajes) que se entremezclaron demasiado, bajo mi punto de vista. Preferiría que hubiese descrito el final de un modo más abierto, despejado, sencillo y claro para el lector. Como último, diría que el reparto de los capítulos no me convence. Algunos de dos hojas, otro muchísimo más largo. Recalcando de nuevo el final, donde todo dentro de dos raros capítulos terminó siendo enrevesado. 



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada