Páginas

2

Rachel se va de viaje (Marian Keyes).

–Sinopsis:

            Rachel tiene la costumbre de consumir ciertas sustancias prohibidas. Pero ella no está enganchada a las drogas, ella las toma como un pasatiempo más de su vida. Sin embargo, una noche se excede con su hobby personal y cuando llega a casa escribe una extraña nota sobre unas cerezas antes de dormirse. Cuando su compañera de piso descubra la nota pensará que se trata de un intento de suicidio, de modo que a la mañana siguiente Rachel despierta en el hospital rodeada de sus padres –ambos bastante curiosos–, que insisten en ingresarla en una clínica especializada para tratar su problema.
          
  Con la certeza de que en esa clínica de lujo, conocida en Estados Unidos, conocerá a un montón de famosos, Rachel accede a ir pensando que será como pasar unas vacaciones. Pronto descubrirá que hay otra parte de ella misma que todavía no conoce bien.

–Lo que más me ha gustado:
          
  Siempre he pensado que Marian Keyes tiene un algo especial que logra plasmar en todas sus novelas, ya que hasta el momento no hay ninguna que me haya decepcionado, ¡y he de decir que he leído muchísimas de esta autora! Pero sin duda, Rachel se va de viaje es mi libro preferido.
          
(Tras la genial lectura Kansas no quiso separarse del libro)
  El humor es increíble. Normalmente suelo leer en el metro de camino a la universidad pero en esta ocasión no pude hacerlo, ¿por qué? Porque me entraba la risa tonta, terminaba a carcajadas y los demás viajeros me miraban con cara rara. Así que me limité a leerlo en casa para poder reírme sin complejos. Esta novela tiene párrafos tremendamente divertidos y conversaciones maravillosas. Creo que es el libro con el que más me he reído en toda mi vida y, desde luego, es un punto importante a valorar. Porque es complicado hacer reír a través de una novela, y Marian Keyes lo ha conseguido.
         
   Disfruté tanto el libro que casi me dolía que las páginas fuesen pasando y la novela se terminase. Y eso que es larga. Pero da igual, se lee muy rápido y te atrapa entre las hojas introduciéndote en la historia.
         
   La historia de Rachel está muy bien contada. El lector va descubriendo poco a poco cómo es ella realmente, te va sorprendiendo, te metes completamente en la mente de Rachel y acabas creyéndola al principio. Me gustó el giro final que dio la novela.
       
     Las terapias en grupo fueron divertidísimas. Los personajes secundarios lograron que ese humor palpable en toda la novela fuese más intenso. La hermana de Rachel, bastante curiosa, y sus padres; así como todos los ingresados en la clínica donde ella se encuentra.
       
     El amor de la novela. Es suave, es casi imperceptible y vas descubriéndolo con los capítulos intercalados que Rachel cuenta de su pasado. El lector comienza odiando a Luke y conforme la novela se desenvuelve va cambiando lentamente la perspectiva desde donde se mira la situación.

–Lo que menos me ha gustado.
          
  Todavía no lo tengo muy claro. Yo creo que nada.
         
   Lo único que quizá resaltaría es que es un género de novela diferente, no te enseña nada increíble ni novedoso, pero desde luego te entretiene, te engancha y te hace reír de un modo increíble.
        
    Recomiendo muchísimo este libro, así como todos los demás de la misma autora. Marian Keyes sabe cómo tratar hasta los temas más controvertidos partiendo de una base de humor; maneja a la perfección a sus personajes y los perfila hasta convertirlos casi en protagonistas reales de carne y hueso.





2 comentarios:

  1. Hola,
    acabo de descubrir tu blog y me ha encantado.
    Esta novela es una de mis favoritas de Marian Keyes, de quien las he leido todas (incluyendo las de no ficción y los relatos).
    No se si lo sabías pero se dice que esta novela es tán real porque Marian se inspiro en si misma para escribirla (ya sabrás que es alcohólica y estuvo en un centro de rehabilitación).
    Estoy de acuerdo con tu opinión, no es una novela trascendental pero te hace pasar un buen rato y darte unas risas. En las siguientes novelas la cosa se pone un poco más seria y aunque también hay risas... no es lo mismo.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog.
    inesysuslibros@blogspot.com.es
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que sabía que Marian Keyes fue alcohólica y que se había basado en su propia vida para escribir esta novela.
      La verdad es que he leído bastantes novelas de ellas (aunque la última la dejé a medias y tengo que retomarla), pero esta es sin duda mi preferida.
      Le echo un vistazo a tu blog, guapa, ¡besotes!

      Eliminar