Páginas

0

Cada siete olas (Daniel Glattauer)


Antes de empezar a escribir esta reseña, me gustaría aclarar que en un principio el autor, Daniel Glattauer, no quería escribir una segunda parte de su novela. Lo hizo a causa de la presión de los fans que pedían a gritos la continuación con un final distinto. Y este detalle comentado se refleja en el libro.


–Sinopsis:


Ha pasado bastante tiempo desde que Leo se marchó a Boston y dejaron de enviarse mensajes. Emmi intenta ponerse en contacto con él, pero siempre le responde el contestador automático de su e-mail. Entonces un día todo cambia, Emmi ha visto luces en el abandonado apartamento de Leo: él ha regresado y  no tardará en activar de nuevo su bandeja de entrada y reencontrarse con aquel amor platónico que le ha estado esperando todo este tiempo.


–Lo que más me ha gustado:


Supongo que el hecho de que AL FIN se conozcan es un punto a favor de esta novela. Pero era lógico y se veía venir; tampoco ha sido una sorpresa. Lo malo es que se pierde un poco la esenciadel libro, ese amor platónico se vuelve como… más real.


El estilo literario del autor sigue siendo el mismo. Me gusta su forma de escribir, sus ironías, sus conversaciones filosóficas, la profundidad que le da a los sentimientos.


Al igual que la primera parte, el libro es fácil y sencillo, así que se lee muy rápido sin problemas. Es bastante ameno y en general no se hace pesado o demasiado aburrido.


Los personajes, especialmente Leo, siguen siendo bastante interesantes y redondos. Se agradece encontrar una novela donde los protagonistas tengan una personalidad bien definida (independientemente de que esa personalidad guste más o menos); humanizan el libro, de modo que llegas a creer  que la historia de Leo y Emmi es real y palpable.


–Lo que menos me ha gustado:


Al igual que me ocurrió en la primera parte, Emmi no termina de convencerme. No me gusta su personalidad y mucho menos apruebo su forma de actuar. Le falta algo. Está claro que no todos los personajes deben ser perfectos, pero reconozco que he leído muchas novelas donde quedaba prendada de la personalidad de los malos malísimos, por ejemplo o de alguna joven bastante cruel (como me ocurrió al leer la novela Si no despierto de Lauren Oliver) pero Emmi me es totalmente desagradable y no llego a comprender por qué hace ciertas cosas.


Este segundo libro ha perdido un poco esa magia que impregnaba el primero. Además, el final de la otra novela a mí me pareció perfecto e inmejorable. Preferiría que no hubiese escrito una continuación (es obvio que aquí está presente nuestro conocido amigo llamado money-money y es lo que hay). En un primer momento incluso pensé en no leer Cada Siete olas, ¡es que ese final me dejó tan buen sabor de boca!, pero al final la curiosidad mató al gato, o en este caso mató el bonito recuerdo que me había dejado Contra el viento del norte.


A pesar de que ya he comentado que estos libros se leen muy rápido (especialmente por estar escrito mediante mensajes de correo electrónico), me ha parecido más aburrido, lento y en concreto REPETITIVO. Vueltas y más vueltas y más y más vueltas… a la misma historia donde siempre terminaba surgiendo un nuevo percance o cualquier tontería que provocaba el retorno al punto de partida. Lo que quiero decir con todo esto es que si cogiésemos las primeras 20 páginas del libro y las juntásemos con las 10 últimas, el resultado sería el mismo. En conclusión: la mitad del libro es paja innecesaria que está ahí como de relleno.


El final, contrariamente al del primer libro, no me ha gustado. Supongo que muchas fans estarán ya contentas pero a mí me ha dejado indiferente. No he sentido nada. No sé por qué la gente necesita siempre finales felices; si me pongo a recapitular los mejores finales que recuerdo han sido amargos o abiertos. No es que reniegue del típico vivieron felices y comieron perdices, pero también me agrada llorar con un final o sentir un vuelco en el estómago al cerrar un libro; no sé si seré rara y demasiado dramática o si simplemente me gustan esos finales que no te esperas (como el de Contra el viento del norte, la primera parte de estas novelas).


–Conclusión:


El libro no está mal y me gusta cómo está escrito, pero aun así preferiría no haberlo leído (haberme ahorrado el dinero y quedarme con el recuerdo del otro final). Apto para todos aquellos que no quedaron satisfechos al leer Contra el viento del norte, que gusten de leer historias de amor y busquen una novela entretenida, muy rápida y sencilla.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada